Etiquetas

Buscar En El Progreso Yoro

1 jun. 2014

Otro taxista es asesinado, esta vez en la capital

Ayer a las 6:00 am, luego de desayunar se despidió de su esposa y sus cuatro hijos sin imaginar que sería el último beso que les daría.

Reynaldo David Cerrato (55), originario de Santa Ana, Francisco Morazán, y residente en la colonia Nuevos Horizontes, Comayagüela, quien desde hace varios años trabajaba como taxista en el punto de la ruta Torocagua-centro, fue ultimado ayer.

A las 11:20 am, el ruletero se encontraba estacionado en el punto cuando se le acercaron dos sujetos que le dispararon.

En un intento de salvarse puso en marcha el carro y cruzó el carril que va del norte al centro, cruzó la mediana e impactó con otro vehículo que detuvo su marcha.

El otro conductor, al ver que los dos sicarios corrían hacia el taxi, se fue del lugar por temor, según el testimonio de testigos.

Al verificar que había muerto, los sicarios abordaron un turismo negro sin placas y huyeron en dirección a la colonia Policarpo Paz, según uno de los agentes.

Un uniformado dijo que recibieron una llamada sobre un accidente y se dirigieron al lugar, pero al llegar constataron que se trataba de un asesinato.

Socorristas del Cuerpo de Bomberos se presentaron al lugar para dar los primeros auxilios, pero el ruletero ya había muerto. En el punto de taxis, los técnicos de Inspecciones Oculares contaron seis casquillos de arma automática.

Dolor e impotencia
Al conocer el repudiable crimen, los compañeros del ruletero se presentaron en la escena y entre lágrimas lamentaron la inseguridad en el país, de la que son víctimas los trabajadores del transporte.

Unos minutos después llegaron los hijos del ahora occiso, quienes no pudieron ocultar su dolor e impotencia al ver el cuerpo sin vida de su padre recostado sobre el asiento del pasajero.

“Papito, ¡por qué a usted!”, se preguntaban mientras eran controlados por otros familiares y los compañeros de su padre.

Un pariente del infortunado taxista lamentó que las víctimas de la violencia son personas que se levantan de madrugada para trabajar.

“Pagamos el impuesto de guerra y aun así nos pasa esto. Deben investigar bien”, dijo uno de los ruleteros.

Uno de los postes del tendido eléctrico frente al lugar donde fue asesinado el taxista tiene dos cámaras de seguridad. Los amigos y familiares tienen la esperanza de que los responsables sean capturados lo más pronto posible al ser identificados.

En los últimos tres años, más de 150 taxistas han sido asesinados en el país. Los crímenes se cometen principalmente en el Distrito Central y San Pedro Sula.




Entradas populares