Etiquetas

Buscar En El Progreso Yoro

20 sept. 2012

Un policía por cada 8,800 habitantes del Progreso

Los constantes asaltos a viviendas tienen agobiados a los vecinos de la colonia Covitral, al noreste de la ciudad.

En las últimas semanas, al menos 10 casas han sido saqueadas por delincuentes. Los vecinos aseguran que en más de una ocasión han llamado al número de emergencia de la Policía Preventiva, pero no les han respondido.

Los pobladores están dispuestos a conformar la Policía Comunitaria para sentirse seguros, pero necesitan el apoyo de las autoridades policiales.

La misma situación ocurre en la mayoría de los barrios y colonias del municipio, incluso en sectores donde hay una posta policial.

El problema es que apenas hay 34 agentes para brindarles seguridad a más de 300,000 habitantes y falta la denuncia de los ciudadanos porque temen que informar lo que ocurre en su comunidad tenga un desenlace fatal para ellos y sus familias.

Según Juan Manuel Aguilar, titular de la Jefatura Departamental de Yoro, la Perla del Ulúa necesita “entre 500 y 700 agentes policiales”.

Policía Comunitaria
Ante la falta de suficiente recurso humano, las autoridades buscan restablecer la Policía Comunitaria en el municipio.

Aguilar explica que se “pretende empoderar a la sociedad y que haya mayor relación entre los policías y comunidad”.

“El policía comunitario es aquel que va puerta a puerta preguntándoles a las familias qué problemas tienen. Los anota y busca la manera de resolver esa situación”.

Añade que cada persona se va a convertir en un ente policial, aunque no vista uniforme. “Vamos a crear una red, que será dirigida por la Policía”.

El proyecto será apoyado por la Secretaría de Seguridad, Banco Mundial y la Municipalidad, cuyos representantes se reunieron hace unos días para ultimar detalles sobre la adopción de este sistema de seguridad que, se espera, comience a funcionar en los próximos meses.

Escépticos
La mala experiencia que les dejó la formación de mesas de seguridad tiene escépticos a varios dirigentes patronales sobre la Policía Comunitaria.

“Tuvimos serios problemas con las mesas de seguridad. Casi a todos los compañeros que las conformaron los mataron en pleno día y la Policía nunca se preocupó por aclarar estas muertes.
Por esa razón no creo que los vecinos quieran involucrarse en este nuevo proyecto”, manifestó una dirigente patronal que pidió el anonimato.

“La población tiene temor hasta de la Policía, pero como dirigentes patronales estamos dispuestos a apoyar, siempre que nos den garantías de seguridad”, opina Miguel del Cid, presidente del patronato de la colonia Esperanza de Jesús.

Arnoldo Torres Ayala, presidente del patronato de aldea La Sarrosa, manifestó: “La falta de confianza que la ciudadanía tiene en la Policía puede influir en el resultado de este nuevo concepto que se quiere implementar.

Tendremos que estar seguros de que existirá una verdadera protección. El peor error es que las personas no denuncien. Si tuviéramos la información en tiempo y forma, no tendríamos problemas”.



No hay comentarios :

Entradas populares