Etiquetas

Buscar En El Progreso Yoro

9 feb. 2012

“Sismicidad en Honduras es normal”: geofísico

Los últimos dos sismos en la zona central de Honduras, el primero ocurrido el lunes con una intensidad de 4.7 grados y el segundo, el martes, de 4.6 grados, mantienen en alerta a la Comisión Permanente de Contingencias, Copeco, y a los geofísicos del departamento de Física de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, Unah.

José Jorge Escobar, geofísico de la alma máter, aseguró que después de los dos sismos de esta semana en la zona cerca de la represa hidroeléctrica Francisco Morazán, El Cajón, la actividad sísmica podría continuar. 

“Estadísticamente, los últimos sismos producirán réplicas; normalmente son de menor magnitud hasta que la gente ya no las siente.

Pero que la gente no las sienta no significa que ya dejó de temblar, sino que las han dejado de sentir. La sismicidad es normal en Honduras. Lo que hay que tratar de ajustar es ver cuál falla afecta actualmente”, informó Escobar.

Copeco manifestó que el epicentro del último sismo se localizó a 27 kilómetros de El Cajón y alcanzó 4.6 grados en la escala de Richter.

“El sismo ocurrió a una profundidad de 14.3 kilómetros. Los puntos de referencia más cerca del epicentro fueron las comunidades de Las Lajas y Soledad, Siguatepeque y San José en Comayagua y en Yoro, así como Santa Rita.

Falta de sensores

El geofísico explicó que hay miles de fallas en Honduras que por lo general se ven superficialmente. “Las miles que menciono no se pueden ver y solo se pueden detectar con sensores”.

El Cajón tiene un sensor, pero para localizar sismos y fallas con buena precisión se necesita más de una estación, explicó.

“Por ejemplo, en El Salvador tienen 60, en Guatemala, 50, en Nicaragua hay como cien y en Costa Rica, unas 400.

Aquí, con el último sismo únicamente estaba la de El Cajón. Para estaciones requieren no solo la compra, sino el mantenimiento. Son como las famosas estaciones para ver el nivel de los ríos”.

Los pocos geofísicos del país asumen que las fallas de la depresión central están cobrando actividad.

“Siempre han estado activas, pero la mayor parte de la gente piensa en términos de su vida, de lo que han vivido y no en lo que ha pasado hace cientos de años. No se puede predecir lo que ocurrirá en sismología. Lo que hacemos son análisis estadísticos para calcular la actividad de ciertas zonas”.

Para El Cajón y la parte central de Honduras, los geofísicos creen que el máximo sismo que podría esperarse es de magnitud 6 por las coincidencias que históricamente ha habido en la zona.

Según el geofísico Escobar, es necesario que Copeco o la institución encargada coloque una red temporal de estaciones, entre 10 y 15 en los alrededores del lugar donde está temblando, en este último caso en El Cajón, con el objetivo de conocer en qué sitio está temblando realmente.

Los intraplacas

Escobar explicó que las placas tectónicas como la de Norteamérica y la del Caribe, que está sobre Honduras, y debajo la de Cocos, chocan normalmente entre sí.

“Estos choques producen que la roca se rompa y eso produce vibración, lo que llamamos terremoto.

El 90% de los sismos en Honduras ocurren en lo que denominamos la frontera de placas. Pero con lo sucedido el lunes y martes, el sismo ocurrió en medio. Son movimientos que no están asociados con la frontera de placas y los llamamos sismos intraplaca porque se dan dentro de la placa”.

Los sismos intraplaca, según sencillas explicaciones de Escobar, ocurren “debido a que estamos en medio de las dos placas, la del Caribe y la de Cocos. Es como que nos están haciendo un sándwich: uno empuja hacia arriba y la otra hacia abajo. Entonces, la fuerza es grande y está produciendo mucha presión. La roca lo está resistiendo, pero llega un momento en que simplemente no aguanta y se rompe.

Como las fuerzas son muy grandes, la placa sobre la que estamos se empieza a rajar. A esto lo llamamos las fallas locales”.

La conclusión de Escobar es que una parte de Honduras se está moviendo a la derecha y la otra a la izquierda debido a las fuerzas que ejercen las placas tectónicas. 
“A esto lo llamamos la depresión central, corredor que atraviesa todo Honduras”, concluyó Escobar.



FUENTE: laprensa.hn

No hay comentarios :

Entradas populares